Belén


EL BELÉN DEL CATOUTE


    Era allá por los comienzo de la década de los setenta cuando, debido a la unidad e impulso solidario de unos esforzados amantes del Gistredo, se decidió empezar a desarrollar el deporte de montaña en los entornos, primero, y más allá de los confines del Bierzo, finalmente.


1ª Subida del Belén. Año 1970

    El verano de 1970 fue clave y transcendental pues, después de llevar a cabo varias actividades y reuniones informales, se tomó la decisión de constituir la “Peña de Montañeros Gistredo”, aprobándose a continuación sus Estatutos en fecha de 10 de octubre de 1970. En esas mismas Navidades se propuso y consiguió instalar el primer nacimiento en el pico más emblemático, visible y evocador del Bierzo Alto: el Catoute. En esta mole, a 2.117 metros de altitud, unos pocos dispusieron figuras y demás aditamentos para montar el Belén más “alto” en un radio de muchos kilómetros. Bastantes se excusaron justificadamente por imposibilidad, como el cumplimiento del servicio militar.


    En este primer año se estableció que la expedición se completaría en dos jornadas: en la inicial se llegaría a Montes de la Ermita (localidad hoy en día totalmente deshabitada) y el último se dedicaría para ascender al Catoute y retornar a última hora a Bembibre, con la misión cumplida. Resulta ocioso decir que, en la época navideña, la ascensión es penosa, con escollos superables como la capa de nieve y, ante todo, la poca preparación de medios y personal que, pronto, sería subsanada.


    A la 18ª cita (1987) hay que reseñar un suceso luctuoso: el vicepresidente del Club Montañero fallece en un desgraciado accidente laboral, por lo cual todos ofrecen a su persona el nacimiento.


    Clave, en años posteriores, fue el arreglo y mejora de la carretera de Igüeña y, seguidamente, hasta Colinas pues así se logró que la actividad navideña se pudiese complementar en un solo día.
Subida del año 2011
    A lo largo de los años, el Belén fue ganando en conocimiento y tradición, lo cual provocó que, en ciertas ocasiones, los montañeros de Villablino se sumaran al acto, confluyendo en el Catoute desde la zona de Salentinos, en dirección Sur los de Laciana y desde Colinas, más bien en direccion Este, los bercianos. Como nota a relatar de buena vecindad, es la proyección de la costumbre berciano-lacianiega hacia la región gallega, siendo prueba de ello el interés que, en los últimos tiempos, ha mostrado la Agrupación “Peña Trevinca” de Vigo hacia este evento anual.


    Última subida del Belén en la que Jesús González fue el encargado de llevar las figuras del belén hasta la cumbre:

1 comentario: